sábado, 14 de marzo de 2009

EL CUADRO ROSA

Documento sin título



Para Victoria


          En casa de mi abuela María había un cuadro muy grande. Estaba en el ático, en una esquina, cubierto por el polvo de los años. En ese cuadro se representaba una solitaria rosa roja. Esta rosa, según decía mi abuela, todos los días, a las tres de la tarde, abría sus pétalos y llenaba el aire de toda la casa con su aroma. Esto, contado así, parece fantasía, pero es verdad: la casa de mi abuela siempre olía a rosas rojas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario